El pleno del Ayuntamiento de Otura aprobó, el 27 de julio, la denominación de Placeta de la Memoria, a la zona de confluencia de las calles Acequia y Santísima Trinidad. 

En el acto de inauguración se homenajeó a veintiséis vecinos y vecinas, cuyos datos son conocidos, de los treinta y dos, que fueron represaliados en agosto de 1936. 

Han pasado más de ochenta años desde que estos tristes sucesos tuvieron lugar en Otura. El recuerdo de un grupo de personas inocentes que fueron arrebatadas de sus familias sin justificación, tiene hoy un espacio digno en su memoria. 

Un espacio para no olvidar las consecuencias de la intransigencia y el odio, que nos sirva para valorar y trabajar siempre por la defensa de los valores democráticos y las libertades, que hoy disfrutamos, y que tienen sus cimientos en sacrificios personales que llevaron a muchas personas a perder incluso su vida. 

El reconocimiento de la importancia y trascendencia de este acto para Otura fue avalado por la gran asistencia de los vecinos y vecinas, muchos de ellos emocionados por sus recuerdos familiares, acompañados por representantes de la Diputación Provincial, Junta de Andalucía y Equipo de Gobierno.